Logo LVM
 
El Liceo en Twitter
 
El Liceo en Youtube
 
 
Un cruce de saberes sobre la cocina
“Cocina con ciencia” fue un taller optativo para estudiantes de 6º año, coordinado por las profesoras Mariela Theiller y Elizabeth Wittenstein. En ese espacio se profundizaron las propuestas de un taller previo para conocer de dónde provienen los alimentos y cuáles son los procesos fisicoquímicos que se producen. Además, se brindaron nociones y herramientas prácticas para preparar una alimentación casera y saludable.
Taller cocina con ciencia (2018)



Durante el segundo cuatrimestre se realizó en el Liceo el taller optativo “Cocina con ciencia”, coordinado por las profesoras Mariela Theiller y Elizabeth Wittenstein. El mismo estuvo destinado a estudiantes de 6º año de la Orientación Ciencias Naturales y pudo ser cursado también por alumnos/as de las otras orientaciones. En este espacio se retomaron y profundizaron algunas propuestas centrales de “Ciencia a la olla”, un taller dictado durante el primer cuatrimestre por las mismas docentes. Así, se trabajó en conocer de dónde provienen los alimentos, qué estructuras biológicas forman y qué procesos fisicoquímicos se producen en la preparación de los mismos. Otro objetivo del taller fue brindar nociones y herramientas prácticas para preparar una alimentación casera y saludable.


En el taller se llevaron a cabo distintas actividades, como la visita a la planta de elaboración de harinas “Molino Campodónico”, ubicada en la avenida 1 entre  57 y 58. Allí los/as chicos/as pudieron observar y conocer la totalidad de la cadena de producción de la harina de trigo: “vieron cómo llegaba el camión y descargaba los granos de trigo, cómo se pesan y se van limpiando por medio de filtros y finalmente, cómo empieza a molerse y se separan sus distintos productos: salvado y harina de trigo en sus diferentes calidades”, comentó Mariela Theiller.

A raíz de esta visita, en el taller se desarrolló una secuencia de encuentros destinados a las harinas, especialmente la harina de trigo. Así, los/as chicos/as fabricaron tallarines con la máquina de uso doméstico “pastalinda”. La idea de esta actividad fue “sacarlos de la pasta seca de paquete que comemos y revisar cómo sería hacer pasta fresca y casera”, contó Mariela.

La profesora mencionó que “es un taller que recibe muchas visitas, es muy convocante. Nos vienen a visitar estudiantes de otros años, así como preceptores/as y profesores/as del colegio. Es un lindo momento de encuentro en el cual se puede hablar de algo que hacemos todos/as, que es cocinar y comer” y allí surge el intercambio sobre la comida y las distintas formas de elaboración. Así, por ejemplo, el Jefe de Preceptores/as del turno mañana, Leandro Casalánguida, fue invitado a preparar unos sorrentinos rellenos en la clase en la que los/as estudiantes elaboraron los tallarines. Para Mariela “esto da cuenta de la propuesta del taller, la incorporación de personas que tienen que ver con nuestra vida cotidiana -un preceptor, un familiar- que son invitados/as a participar y a compartir con los/as chicos/as un momento de elaboración de un alimento. Lo que sucede es hermoso porque los/as chicos/as se ponen a trabajar, es ese ‘manos a la obra’ en el que empiezan a desplegarse las tablas sobre las mesadas y ellos/as ya incorporan el hábito de limpiar las mesadas y lavarse las manos previamente a empezar a trabajar”.

En otro encuentro, las profesoras propusieron que se conociera el pardeamiento, proceso que ocurre en los alimentos cuando éstos se doran en el horno o en la hornalla, propio de las carnes, los quesos, el pan. “Son varios tipos de reacciones que ocurren entre aminoácidos e hidratos de carbono. Para evidenciar este proceso realizamos unas brusquetas, que son unos panes tostados que, en este caso, hicimos con pedazos de pollo y un queso muzzarella que se pardeó al horno”, comentó Mariela.

Otro de los objetivos del taller fue incorporar distintas verduras. Así, realizaron buñuelos con acelga, espinaca y hojas de remolacha. También, se buscó que los/as chicos/as conocieran cómo y para qué se hace una conserva de alimentos, principalmente en relación a las frutas y las verduras de estación que en algún momento del año se encuentran en abundancia y se las conserva con diferentes técnicas. Mientras conversaban en clase sobre las dificultades de conservar carnes en relación al alto grado del pH y la acidez; Valentina, una de las estudiantes, comentó que su madre hacia escabeche de pollo. Así, se decidió invitarla para que les enseñara cómo hacer un escabeche.

Por último, se realizó un encuentro sobre pastelería en el que participaron Julieta y Memi que son socias y pasteleras profesionales. “Les enseñaron a los/as chicos/as a hacer una masa sablée, es una masa quebradiza con mucha manteca que se usa para hacer tortas”, afirmó Mariela.

Los/as chicos/as que participaron del taller “Cocina con ciencia” fueron Valentín, Juliana, Nicole, Rosario, Martina, Malena, Tamara, Julieta, Candela, Sofía, Santiago, Chiara, Valentina, Francisco, Agustina y Sara. Esta experiencia que se propone el encuentro entre los saberes sobre la cocina y entre las distintas formas de elaborar alimentos, continuará en el Liceo durante el año 2019. Así, en el primer cuatrimestre, se realizará el taller optativo “Ciencia a la olla” que fue elegido por los/as estudiantes que cursarán 6º año en el Liceo. 

 

Nota relacionada:

Saberes y sabores

 

 
 
 
 
 
 
Atajo UNLP